Monumentos
 
:: Iglesia Parroquial
   
   
   
   
   
 
 

 

Iglesia de Ntra. Sra. de La Asunción

El edificio se sitúa dentro de un recinto fortificado. Al pretil se accede a través de un arco de medio punto de sillería, rematado por una cruz en piedra labrada. Exceptuando algunas imágenes, casi toda la Iglesia la podemos situar en el momento transicional de las últimas décadas del siglo XVIII, en el que el barroco tardío convive con la austeridad de un neoclasicismo que está alumbrándose.

 


Los muros construidos a base de piedra de sillería, de sillarejos y de mampostería de piedra caliza y otra caliza-arenisca, carecen de decoración alguna y actúan como verdaderos elementos activos, al servir de único contrarresto a la estructura unificada del interior. Los tramos de la nave quedan individualizados a través de contrafuertes de sillería que suben lisos hasta la cornisa. Se añade, a la derecha de la Iglesia, el antiguo cementerio que se rodea de gruesos muros rematados con almenas troncopiramidales.

La entrada al edificio se realiza a través de un vestíbulo, claramente funcional, protegiendo la verdadera entrada del edificio, compuesta por puerta de doble hoja y un arco de medio punto adornado a los lados por pilastras. Su planta es de cruz latina, aunque no perfecta, con una sola nave central y dos amplias capillas a ambos lados del crucero.

La nave central posee bóveda de cañón, dividida en tres tramos por arcos de medio punto. El crucero posee cúpula de media esfera, sin cuerpo de luces, sostenida sobre pechinas decoradas, sobre cuatro pilares cruciformes. En la pared lateral encontramos dos retablos barrocos. Uno acoge a San Pascual Bailón, y el otro a San Roque. En este último todavía hay restos de una tradición popular: la de los exvotos. En el tramo central, entre los dos anteriores, tenemos otro retablo más moderno, el de la Milagrosa, a la que acompañan las imágenes de San José, la Virgen del Carmen y San Antonio.

Destaca el retablo mayor de la iglesia, de la primera mitad del siglo XVIII, su mazonería recupera el soporte tradicional de la columna clásica, de orden corintio, fuste liso y basa ática. Aunque todavía de gusto muy barroco, está presidido por una hermosa talla de la Asunción de la Virgen. A la izquierda se sitúa el Santo Rey Fernando y a la derecha, el apóstol San Juan, que porta en la mano un libro, esta es una figura más pequeña que la correspondiente al retablo, tiene una cronología anterior, es una figura estilizada con una policromía propia del siglo XVI. En el frontón tenemos a San Gregorio, al que acompañan dos angelotes. En la parte inferior encontramos las imágenes del Sagrado Corazón y la Inmaculada.

La capilla de la Epístola posee bóveda de lunetos, aquí se halla el retablo de Nuestra Señora del Rosario, del siglo XVIII, que a su vez acoge las tallas de San Isidro y el Niño de la Bola, de estilo gótico. La capilla del Evangelio, de mayor tamaño que la anterior, se corona con bóveda de crucería, y cobija los retablos del Santísimo Cristo Crucificado, talla del siglo XVII, y la Virgen del Sagrario.

La Virgen del Sagrario esta cubierta con un manto blanco que esconde su verdadera riqueza. Pero cuando quitamos el manto, encontramos una Virgen en majestad de tipo románico, con la bola del mundo en la mano y que sostiene en sus rodillas al hijo, portador también de la bola y en gesto de bendecir. El hecho de que la talla esté protegida por la tela del manto, ha tenido la contraparte positiva de que se conserve en buen estado la policromía primitiva.

A los pies de la nave central, sobre un arco deprimido-rectilíneo, se alza la tribuna del coro, ocupando todo el ancho de la nave. Debajo de éste se sitúa el paso de la Oración del Huerto y la Pila de Bautismo. A su lado, una hornacina alberga la talla de la Virgen de la Soledad, que está vestida con varios mantos, según cada época del año.


Sobre el coro se eleva la torre con el campanario. En un primer cuerpo aparece el diseño de una puerta cegada, por donde antaño se accedía al coro, señalándose las dovelas de un arco apuntado. En el segundo cuerpo se abre una gran ventana para dar luz al coro y a la nave. El tercer cuerpo alberga el campanario, con dos ventanas de medio punto que sustentan la campana de “la Soledad”, a la izquierda y la de “San Gregorio”, a la derecha; la primera, de mayor tamaño que la segunda. Un pequeño habitáculo guarda la antigua maquinaria del reloj, cuyas pesas todavía penden hasta la base de la torre. Corona el campanario todo un frontón, donde se sitúa la esfera del reloj y, sobre éste, una pequeña ventana de medio punto que cobija el campanillo.

 

 

 
  n Torre y Pretil  
 
 
  n Altar Mayor  
 
 
  n Nave  
 
 
  n Vista desde el Ábside  
:: Pincha en el enlace ::
Plaza Mayor nº 1 · 42126 Cihuela (Soria) · Teléfono de contacto: 976 843 030